El editor de esta página web no avala personalmente
los productos y servicios ofrecidos en las publicidades que anteceden

 


  
Sitio de investigación y capacitación
dirección general: Lic. Cecilia Suárez
http://transdisciplina.tripod.com

 

TOMAR LA PALABRA
la newsletter gratuita de transdisciplina creativa

Año IV - Número 130 -  17 de julio de 2006

Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina
 
 
 
 

 


El folletín del crimen triste:
los casos del comisario Martello

por Mónica Sacco

Novena entrega

 

[ver entregas anteriores]

 

El estacionamiento de "El Belvedere" estaba ocupado por tres autos cuando Martello llegó. Previo a ingresar al establecimiento, efectuó una inspección ocular de los vehículos para constatar que dos de las unidades pertenecían a conspicuos vecinos del lugar y el restante no se correspondía con ninguno de su conocimiento. Cumplido el ritual de burlarse de sí mismo y de su investidura por lo menos una vez al día, no fuera cosa de tomarse demasiado en serio eso de las tiras y los solcitos en las charreteras,  entró al restaurante mientras se repetía una pregunta sin respuesta. ¿De qué manual de procedimientos sacaban los efectivos de los diversos cuerpos de policía del país ese léxico altisonante que se daba de trompadas con el castellano cotidiano?  El mal no era patrimonio exclusivo de la suboficialidad devoradora de eses: él conocía casos flagrantes de oficiales de alto rango que jamás hablaban de "hombres", "mujeres" o "muertes" sino de "masculinos", "femeninos" y "óbitos"; que nunca "llegaban" sino que "se constituían" y para quienes los delincuentes eran "malandras", "malvivientes" o "malhechores". De criminales, asesinos o ladrones, ni hablar. Perdón: "negativo".   

- Buenas noches, comisario,- saludó el mozo.

- ¿Hay mucha gente? - Martello cogoteó para espiar el salón y verificar que "su" mesa estaba ocupada. El mozo lo miró disculpándose y Martello sonrió. - No se preocupe. ¿Por qué no me arma una mesita acá? - Señaló un rincón frente a la barra, junto a una ventana.

Se sentó y estaba eligiendo el vino cuando por encima de la barra asomó la cabeza de Magda, con el pelo tapado por el eterno pañuelo negro.

- Esta noche el menú lo elijo yo,- dijo sin saludo previo. La mirada de ámbar se volvió de fuego líquido durante un latido, o eso le pareció a Martello.

- Me entrego.- Le devolvió la pelota.

Ella sonrió con los ojos entrecerrados y se volvió a las entrañas del restaurante, después de cambiar la botella de vino que el mozo traía por otra y avisarle al adicionista que iba sin cargo.

- Para la mesa del comisario.

- Sí señora.- El mozo sonrió y se acercó a la mesa de Martello para descorchar la botella: un Cabernet-Sauvignon de la bodega Catena-Zapata, exquisitamente caro.

Se entretuvo en disfrutar del vino mientras el mozo llevaba los pedidos de las otras mesas. De puro glotón, mordisqueó la focaccia con provolone y hierbas, desdeñando los pancitos saborizados tibios porque quería disfrutar de la cena.

El plato de entrada era una insinuación flagrante: almejas y vieiras flambeadas con jerez, bañadas con una salsa de terciopelo rojo que le acarició la lengua para incendiársela después. El plato principal fue más calmado pero profundo: un chateaubriand de lomo con su centro rosado y jugoso que prometía el punto perfecto de cocción y algunas cosas más, envuelto en jamón de Parma y caramelizado en oporto con jenjibre y canela, acompañado de una crepe vistosa, rellena de verduras crujientes y coloridas. El vino le halagaba la boca como si fuera seda espesa.  

El mozo retiró el plato vacío...

(LEER MÁS)

[ver entregas posteriores]

 

Si no deseas seguir recibiendo esta revista con los artículos de Transdisciplina creativa puedes darte de baja en la siguiente sección.

transdisciplina creativa ® - Un emprendimiento de Suárez y Asociados
http://transdisciplina.tripod.com
© 2002-2006 Cecilia Suárez - Todos los derechos reservados

Si desea publicar / utilizar un artículo en su site o publicación, en todo o en parte puede hacerlo libremente, en tanto incluya una completa atribución, con un link activo a http://transdisciplina.tripod.com y el mail info-transdisciplina@fibertel.com.ar. Además, por favor cuéntenos dónde aparecerá este material.  Nuestras publicaciones son enviadas únicamente a quienes se han suscrito personalmente a ellas, han accedido como obsequio de algún/a amigo/a que conocen o han realizado uno de nuestros cursos gratuitos. La suscripción y permanencia es voluntaria, pudiendo darse de baja en cualquier momento en la sección correspondiente que se incluye en cada número. Nuestra política de privacidad no admite la comercialización ni difusión por ningún medio de los datos de nuestros suscriptores, los participantes de nuestras actividades, ni nuestros clientes. Transdisciplina creativa levanta información, libros, material e imágenes de la web, si usted esgrime derechos de autor sobre algún  material utilizado, infórmelo solicitando su baja o cita de su nombre. Todas las opiniones, ideas o consejos recogidos en  nuestras publicaciones pertenecen a sus respectivos autores, y son publicados a efectos meramente informativos. Transdisciplina creativa no se responsabiliza de los posibles perjuicios derivados de la utilización de los mismos, así como de errores u omisiones que pudieran producirse.

 

Inicio | Objetivos | Editorial | Propuesta | Nuestro equipo | Nuestra empresa | Nuestras filiales | Agradecimientos | Mapa del sitio | Actividades: Investigación | Talleres | Cursos | Talleres literarios
Café filosófico
| Consultora | Organización de eventos | Actividades en curso: agenda | Galería de Arte | Exposición de máscaras | Rincón de los amigos | Libro de visitas | Archivo general | Archivo newsletter | Contacto

 

La publicidad que parece debajo de la publicación
pertenece al servidor de distribución y no a Transdisciplina creativa